Un cónclave de alto nivel fue cancelado por Pyongyang al considerar "una provocación" los ejercicios militares entre Seúl y Washington. Vuelve la tensión a la península coreana.

A poco más de dos semanas de la histórica cumbre de los líderes de las dos Coreas en la frontera que divide en dos la península, Corea del Norte suspendió una reunión de alto nivel con Corea del Sur, unas horas antes de su inicio, en rechazo al ejercicio militar conjunto que realizan Seúl y Washington en la región. 

 

La agencia de noticias pública norcoreana informó la decisión del máximo líder Kim Jong-un y argumentó que los ejercicios militares conjuntos son “una provocación” en medio del proceso de acercamiento diplomático que iniciaron hace semanas los tres países. 

 

Además, el medio oficial advirtió que los ejercicios militares de Estados Unidos y Corea del Sur podrían afectar a la cumbre programada entre el máximo líder norcoreano, Kim, y el presidente estadounidense, Donald Trump, en Singapur para el próximo 12 de junio, según la agencia de noticias surcoreana Yonhap. 

 

"Este ejercicio, que se está realizando a lo largo de Corea del Sur, nos está apuntando a nosotros y es un flagrante desafío a la Declaración de Panmunjom y una provocación militar intencionada que se contradice con la evolución política positiva en la Península Coreana”, aseguró la agencia de noticias norcoreana KCNA. 

 

"Estados Unidos también tendrá que analizar con cuidado el futuro de la cumbre programada entre Estados Unidos y Corea del Norte a la luz de esta problemática provocación militar dirigida en conjunto con las autoridades de Corea del Sur”, agregó el informe oficial. 

 

No obstante, Estados Unidos salió a desmentir rápidamente los rumores. La portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Heather Nauert, reaccionó en una rueda de prensa al informe de la agencia surcoreana y desmintió una posible suspensión de la cumbre.

 

"No hemos escuchado nada de ese Gobierno (norcoreano) ni del Gobierno de Corea del Sur que indique que no vayamos a continuar con esos ejercicios o que no vayamos a seguir planificando nuestra reunión entre el presidente Trump y Kim Jong-un para el próximo mes”, señaló la portavoz, según recogió la agencia de noticias Efe.

 

Este miércoles, importantes funcionarios de las dos Coreas debían reunirse en el pueblo de Panmunjom, una localidad ubicada en la llamada Área de Seguridad Conjunta, creada en la zona desmilitarizada que divide de hecho a los dos países desde el armisticio que puso fin a la guerra en la península en la década de 1950.

En la reunión de este martes funcionarios de ambos países debían discutir cuáles serán las próximas medidas concretas después del histórico encuentro del líder norcoreano y su par surcoreano, Moon Jae-in. "La reunión servirá para crear una base para el desarrollo sostenible de las relaciones intercoreanas y para el establecimiento permanente de la paz en la península de Corea” a través de la implementación de la llamada Declaración de Panmunjom, como se conoce al texto firmado por Moon y Kim, explicó el gobierno de Seúl en un comunicado, citado por la agencia de noticias Efe y publicado poco antes de que Pyongyang suspendiera esos planes.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »