Fuertes cruces de la diputada y líder de la Coalición Cívica con dirigentes radicales. Del radicalismo no tardaron en llegar las críticas. Oficialmente, el partido conducidp por el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, emitió un duro comunicado.

Durante una charla frente a empresarios en la ciudad entrerriana de Paraná, la diputada de Cambiemos y líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, sumó otro episodio polémico al chicanear públicamente a la UCR, partido que forma parte de la alianza partidaria de gobierno que completa el Pro.

“Los radicales van a hacer lo que nosotros digamos” y recordó que “nos mandaban a las convenciones a servir empanadas y ahora los manejo yo desde afuera”, se jactó sobre su poder tras abandonar la UCR un año atrás.

“Me quisieron dividir a mí. No crean. Si gana Macri, gana la república y gano yo. Si yo tuviera interés, habría una interna. Y yo no tengo interés en ningún cargo. En consecuencia, la alianza está asegurada”, dijo Carrió a los ejecutivos presentes.

Del radicalismo no tardaron en llover las críticas desde diferentes plataformas de medios, varios dirigentes se expresaron repudiando los dichos de la diputada. Oficialmente, la UCR Nacional, conducida por el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, emitió un dura comunicado.

“Somos un partido político soberano en sus decisiones y democrático hacia adentro no un proyecto personal ni un liderazgo mesiánico”, plantearon. “La frivolidad discursiva alimenta de manera peligrosa a la oposición”. “Los argentinos necesitan seriedad, no un stand up permanente”, agrega el texto.

En el discurso en Entre Ríos, Carrió agregó otro capítulo a su estilo incendiario. Luego de tener que dar explicaciones por sugerir “a la clase media que de propinas y changas” para pasar la recesión económica en el segundo semestre, este viernes casi rompe la alianza partidaria de gobierno que encabeza Mauricio Macri.

“La respuesta es respetar de una buena vez a los socios de la coalición de gobierno que ella pretende destruir”, sigue el comunicado radical y concluye con un desafío: “Que nos diga Carrió cuánto aporta hoy a Cambiemos y a las políticas del gobierno nacional. Seguramente sea menos que las propinas que deja”.

Lejos de poner paños fríos, Carrió volvió a arremeter tras conocer el comunicado: “Mil disculpas Cornejo, es una vieja broma que hago hace 20 años, que hace reír a la gente, sólo que quizás no la recordás porque en esa época estabas en el kirchnerismo”, lanzó.

Para variar, en viaje hacia la capital cordobesa, hizo un alto al costado de la ruta para fotografiarse junto a un cartel y afirmar que viajaba a ver a Mario Negri, jefe del Bloque de Cambiemos, “mi único jefe”, según publicó en sus redes sociales.

Al final del día, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, le envió un mensaje en Twitter: “tu agravio al radicalismo no me causa ninguna gracia, lo repudio. Es una irresponsabilidad política de tu parte denostar a un miembro de Cambiemos debilitando la coalición de gobierno en momentos difíciles para el país”.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »