Palabras del Papa Francisco en su tradicional Angelus dominical. Es necesario superar "las categorías de amigo/enemigo, nosotros/ellos, quien está dentro/quien está fuera, mío/tuyo y andar más allá, abrir el corazón para poder reconocer su presencia y la acción de Dios en ámbitos insólitos e imprevisibles y en personas que no forman parte de nuestro entorno", instó el pontífice.

El papa Francisco llamó este domingo, durante el Angelus, a examinarse a sí mismo antes de juzgar a los demás.

 

"En vez de juzgar a los otros, debemos examinarnos nosotros y cortar sin compromisos todo lo que puede escandalizar a las personas más débiles en la fe", remarcó Francisco ante los fieles en el Vaticano.

 

Es necesario superar "las categorías de amigo/enemigo, nosotros/ellos, quien está dentro/quien está fuera, mío/tuyo y andar más allá, abrir el corazón para poder reconocer su presencia y la acción de Dios en ámbitos insólitos e imprevisibles y en personas que no forman parte de nuestro entorno", instó el pontífice.

Jesús es "libre" y "no está limitado a alguna frontera o por algún recinto y nos quiere educar en esta libertad interior", agregó el Papa. "De buena fe, con celo, se quisiera proteger la autenticidad de una cierta experiencia" pero "al mismo tiempo hay temor de la competencia y esto es feo: esto no va bien porque no es de los nuestros. Es una forma de autoreferencia", dijo Francisco.

 

Agregó que ahí "está la raíz del proselitismo y la Iglesia, decía el papa Benedicto, no crece por proselitismo sino por la atracción, o sea con el testimonio", sostuvo el Papa.

"Se trata de estar atentos más a lo genuino del bien, de lo bello y lo verdadero que fue hecho, más que al nombre y la procedencia del que lo hizo", agregó.

"En lugar de juzgar a los otros, debemos examinarnos a nosotros mismos y cortar sin compromisos todo lo que pueda escandalizar a las personas más débiles en la fe", exhortó el Papa. 

Por último, anunció que en Marsella fue proclamado beato Jean-Baptiste Fouque, "sacerdote diocesano, que fue vicepárroco durante toda su vida. Un buen ejemplo para los trepadores", comentó, siempre según ANSA.

Fouque "vivió entre el siglo XIX y el XX, promovió numerosas obras asistenciales y sociales en favor de jóvenes, ancianos, pobres y enfermos. Que el ejemplo de la intercesión de éste apóstol de la caridad nos apoye en el esfuerzo de acoger a y compartir con las personas más débiles y desfavorecidas".

Mañana se abrirá la primera semana del Sínodo de Obispos, con la presentación del temario y la llegada de religiosos de todo el mundo, aunque la inauguración oficial de la cita, centrada en la relación de la Iglesia con los jóvenes, será el miércoles 3 de octubre con la misa de Francisco en el Vaticano.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »