El ex presidente de Perú dijo que si va preso, su corazón "no lo va a soportar". Fue tras la revocación de la justicia a su indulto humanitario. 

El ex presidente de Perú Alberto Fujimori no pasa sus mejores horas. Después de que la Justicia le revocara el indulto humanitario con el que había sido beneficiado en diciembre y tuviera que ser internado, hizo un pedido a las máximas autoridades del país: "Por favor, no me maten".

 

Poco más de nueve meses estuvo en libertad el ex mandatario, de 80 años, quien cumple una condena a 25 años de cárcel por delitos contra la humanidad y corrupción. Pero sus días fuera de la prisión se acabaron, decisión que hizo que se descompensara dos veces, por lo que fue internado en una clínica de Lima.

Desde el centro médico, Fujimori rogó a las autoridades judiciales y políticas que no permitan que muera en la cárcel. "Quiero decirles a las autoridades y a los políticos que, por favor, no me usen como arma política, porque ya no tengo fuerza para resistir. Quiero pedirle al presidente de la República, a los miembros del Poder Judicial una sola cosa: por favor, no me maten. Si regreso a prisión, mi corazón no lo va a soportar. Está demasiado débil para pasar por lo mismo. No me condenen a muerte, ya no doy más", suplicó.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »