Asociaciones empresarias de la provincia entregaron documento sobre Desarrollo Económico de Mendoza y la Perspectiva a futuro.

Representantes de la Federación Económica de Mendoza (FEM), la Unión Industrial (UIM) y el Consejo Empresario (CEM), presentaron ante autoridades y legisladores de distintos bloques de ambas Cámaras, un documento con un balance de la situación de la actividad industrial y económica de la provincia y las perspectivas a futuro, haciendo foco en la necesidad de diversificar la matriz productiva, el empleo y la producción.

 

“Estamos ante una perspectiva donde vemos que no podemos generar empleo en blanco, tenemos dificultades y entendemos que no sólo tenemos que trabajarlo con el gobierno, sino que también hay que analizarlo en el contexto con Chile y con las provincias que nos rodean”, indicó Mauricio Badaloni (UIM), quien agregó que “las acciones individuales no llegan a nada, se necesita la articulación de lo público y lo privado”.

 

En igual sentido se expresaron Javier Allub (CEM), quien apuntó a la “diversificación de la matriz productiva” y a “políticas públicas que trasciendan los gobiernos”, y Domingo Franchetti (FEM), quien sostuvo que “la intención es revertir una tendencia” negativa principalmente para el sector industrial.

 

En tal sentido, expusieron parte del documento entregado a los legisladores donde muestran, entre otros aspectos, que entre 2005 y 2016 “se observa un crecimiento de los sectores de servicios y comercio en detrimento de las actividades industriales y primarias”. Como dato, indicaron la caída de la industria manufacturera, la explotación de minas y canteras y del sector agropecuario. “La industria disminuyó su participación en el Producto Bruto Geográfico”, explicaron.

 

También destacaron que “entre 2004 y 2016 el Producto Bruto Geográfico de Mendoza disminuyó su participación considerablemente en el Producto Bruto Interno de Argentina, cayendo desde un 3,9% a un 2,8%. Esto tuvo su correlato en el PBI por habitante de Mendoza. En el año 2004 el PBI por habitante local representaba el 93% del PBI por habitante de Argentina, valor que cayó hasta el 66% en el año 2016, una representación considerablemente menor”.

 

“Como resultado de las limitaciones productivas locales, la capacidad de generación de empleos formales del sector privado de Mendoza experimentó una marcada desaceleración. El ritmo de creación de empleos privados formales pasó de un 8% anual en 2003-2007 a sólo un 2% en 2008- 2013, incluso por debajo del promedio nacional”, agrega el informe.

 

Para el sector empresario, hay que “tener una visión de mediano  y largo plazo, identificar nuevos sectores, incrementar las exportaciones, generar empleo y crear nuevas actividades”

 

En el escrito, destacan precisamente la necesidad de “desarrollar nuevas actividades y fomentar las actuales como el turismo recreativo, de reuniones, enoturismo, la agroindustria, el petróleo no convencional, el desarrollo de una minería responsable, energías renovables y las industrias de base creativa y tecnológica; incrementando así el volumen y/o el valor agregado de la producción local para generar mayores ingresos que derramen a todos los eslabones de la cadena”.

 

“Todas las actividades económicas son importantes pero no podemos desconocer que hay actividades que tienen un impacto que acelera el crecimiento de cientos de pequeñas industrias, dinamizando la economía y la eficiencia en la generación de mayor empleo”, agregaron.

 

Por su parte, el titular del bloque de diputados de la UCR, César Biffi, dijo que “del 2010 al 2015 cada cuatro empleos que se creaban, tres los creaba el sector público y uno sólo el sector privado, y ahora el sector privado está estancado en término de generación de empleo”.

 

“Creo que hay datos para tomar, hay voluntad de discutir, hay necesidades de diversificar la economía de Mendoza, hay sectores que claramente están estancados y hay que buscar nuevos desarrollos económicos que signifiquen nuevos y mejores empleos”, sostuvo.

 

“Incorporar a sectores de la ciencia y de la técnica en lo que tiene que ver con el avance de la biotecnología, de la informática y Mendoza tiene que acomodarse a eso y es necesario un acuerdo fuerte entre el sector público y el privado”, agregó.

 

También el senador Adolfo Bermejo (PJ), indicó su “coincidencia con las estadísticas planteadas. Es cierto que las condiciones macro nos condicionan pero tenemos que dejar de mirar para atrás y sí mirar al futuro. Tenemos responsabilidades compartidas entre oficialismo y oposición y en ese sentido hay que buscar el entendimiento y el diálogo. Los tiempos que vienen no son fáciles y hay que ampliar la matriz productiva”.

 

La senadora Patricia Fadel, titular del bloque PJ, también hizo hincapié en la situación del sector frutícola y agrícola, “coincido con el diagnóstico”, dijo, y bregó para que “esta mesa de diálogo se mantenga porque sirve como ejercicio de trabajo. Jornadas de trabajo en serio porque más allá de que soy oposición, quiero que esto funcione”.

 

Por su parte, el diputado Pablo Priore (PRO) destacó que hay que analizar y trabajar para “ver cómo encaminamos un debate serio para el futuro de Mendoza”, mientras que el diputado Eduardo Martínez (PI), afirmó que “la matriz productiva tiene que cambiar, esa es la clave, como lo es también y fundamentalmente, la tecnología”.

 

De igual modo, el diputado Mauricio Torres (UP), resaltó que al cuadro de situación hay que incorporarle lo educativo. “La formación del recurso humano es indispensable, es una pata importante que está faltando en el diagnóstico si lo que pretendemos es diversificar la matriz productiva”.

 

Por su parte, el presidente provisional del Senado, Juan Carlos Jaliff (UCR), anticipó la intención de seguir trabajando en conjunto a la vez que informó que el documento presentado por el sector empresario será remitido a todos los legisladores.

 

Fotos: Gentileza Prensa Cámara de Diputados

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »