Los altos índices inflacionarios dispararon una cláusula gatillo acordada en una negociación paritaria entre el Estado y el sindicato de trabajadores estatales, pero lo llamativo es que el incremento por correspondiente también se está aplicando para los legisladores y funcionarios.

Entre agosto y septiembre un diputado provincial tuvo un incremento promedio en su sueldo bruto de $9.117 que representaron de bolsillo un incremento cercano a los 6 mil pesos. De esta forma las dietas legislativas llegaron en septiembre a $137 mil de bruto y unos $110 mil neto.

"Si comparamos lo que significa el 8.5% de aumento por cláusula gatillo sobre el sueldo de una maestra mendocina, el aumento de los legisladores y funcionarios es obsceno. Para una maestra significa entre $400 y $600, según su antigüedad. Pero ese mismo porcentaje para un legislador es un incremento que ronda los $10.000" aseguró Noelia Barbeito, dirigente del FIT. Además sostuvo que "tanto radicales como peronistas se niegan a equiparar sus dietas al sueldo de una maestra porque son una casta privilegiada que vive por fuera de la realidad. A los legisladores y funcionarios debería darles vergüenza cobrar los aumentos de la cláusula gatillo".

Las diputadas y senadores que responden a Barbeito señalaron que "desde el FIT vamos a insistir en que se discutan nuestros proyectos para modificar la Ley de Sueldos que hoy mantienen esta enorme disparidad entre los sueldos de los funcionarios políticos y los empleados públicos".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »