La eliminación del Fondo Sojero gestó la discordia entre los distintos frentes.

Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

El peronismo aparece dividido ante la decisión del presidente Mauricio Macri de eliminar el Fondo Federal Solidario que se repartía entre las provincias, más conocido como Fondo Sojero, lo que implicará que millones de pesos que iban hacia el interior se dejarán de cobrar.

 

El propio mandatario, al hablar el último viernes en Jujuy, confirmó su determinación de dar de baja el Fondo Sojero y se quejó de que en algunos casos los intendentes lo usaron para gastos corrientes y no para obras de infraestructura. "Todos tenemos que poner el hombro", fue la frase elegida por el Presidente para explicar por qué el fondo, que manejaba unos 5.000 millones de pesos, dejará de repartirse entre provincias y municipios.

 

La reacción ante esta medida del Poder Ejecutivo divide al peronismo y muestra sus dos vertientes: los que están más cerca y más lejos de la Casa Rosada.

Mientras Macri hablaba en el soñado paisaje jujeño, en el centro porteño un grupo de gobernadores peronistas, convocados por el tucumano Juan Manzur, analizaba una estrategia común frente a la quita de fondos.

A la cita, realizada en el Consejo Federal de Inversiones, asistieron los gobernadores peronistas más cercanos a Cristina Fernández de Kirchner y, por lo tanto, más alejados de la Casa de Gobierno.

Además del mandatario convocante, asistieron el pampeano Carlos Verna, la fueguina Rosana Bertone, el formoseño Gildo Insfrán, como gobernadores, además de representantes de otros distritos peronistas como San Juan, Santiago del Estero y Catamarca.

También fue fuerte la presencia de la CGT, cada vez más enfrentada con el gobierno. Así se pudo ver los rostros de Carlos Acuña, Juan Carlos Schmid y Andrés Rodríguez, entre otros.

Muchos de este grupo piensan que la quita de fondos debería ser el puntapié inicial para una gran unión peronista contra Macri, y así lo expresaron en el encuentro de más de dos horas.

El otro grupo

Sin embargo, la ambición de sectores kirchneristas y cegetistas de que este episodio sirva de encuentro del peronismo nacional choca de frente con la actitud de muchos mandatarios provinciales que prefieren negociar la quita de fondos de manera directa con la administración Macri. Además, este grupo no quiere saber nada con iniciativas que tengan "olor a kirchnerismo".

Es por eso que en la cumbre del viernes en el centro porteño hubo ausencias como la de Miguel Ángel Pichetto, o los gobernadores de Córdoba, Salta, Chubut, Misiones o Entre Ríos, entre otros. Asimismo, este sector considera que es necesario primero agotar la instancia del diálogo y ver cómo el gobierno puede compensar a las provincias por la quita de estos fondos.

 

Consideran que la intención del otro grupo de gobernadores de ir de frente contra Macri en este tema -tanto en el Congreso como con una ofensiva judicial- puede ser lo menos beneficioso para sus provincias.

 

Más allá de la anécdota del Fondo Sojero, el episodio vuelve a mostrar a un peronismo que pese a los problemas económicos del gobierno parece lejos de la unidad que necesita para ser alternativa presidencial el año que viene.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »