El próximo miércoles, el jefe de Gabinete Marcos Peña se presentará en la Cámara de Diputados para brindar su informe. Todos los detalles y el análisis de una semana movida.

Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

Esta semana, el Congreso volverá a concitar la atención. El jefe de gabinete, Marcos Peña, irá a Diputados el próximo miércoles para brindar su informe sobre la marcha del gobierno, y así despertará a la Cámara Baja de una prolongada siesta: la última sesión para debatir leyes fue el 5 de julio pasado.

 

Pero lo importante es que el Congreso volverá a ser el escenario político, luego del nuevo acuerdo con el FMI, la aparición del peronismo "alternativo" y en momentos en que los legisladores deben abocarse de lleno a aprobar el Presupuesto.

 

El gobierno asegura que ya tiene los votos para aprobar la llamada "ley de leyes", que establece cuánto se va a gastar y en qué, y que este año tiene la particularidad de poner por escrito lo pactado con el FMI: déficit cero. Que es lo mismo que decir más ajuste de cinturón.

Si bien desde la oposición aseguran que no pondrán trabas al tratamiento de la norma, lo cierto es que la presencia de Peña y el tratamiento presupuestario darán lugar a cruces picantes.

El kirchnerismo se querrá diferenciar del nuevo peronismo, que da sus primeros pasos. Y el grupo de Juan Schiaretti, Miguel Pichetto, Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey también buscará marcar distancia del cristinismo, en un difícil equilibrio entre ser opositores y no quedar muy pegados a Mauricio Macri.

Este sábado, la nueva formación peronista alternativa recibió cuestionamientos de dos sectores sindicales distintos. Desde la CGT, por ejemplo, uno de los triunviros, Héctor Daer, evaluó que "no lo entusiasmaba" el nuevo armado, y pidió una unidad que incluya a todos los sectores. Más duro fue Facundo Moyano, quien evaluó que a Urtubey lo veía más como candidato a vice de Macri que como opción opositora.
 

Sesión caliente

La del miércoles probablemente sea una jornada intensa en el Parlamento. La última vez que la Cámara de Diputados se reunió fue justamente cuando Peña la visitó, el 1° de agosto pasado. Luego se produjo la última escapada del dólar y el ajuste de las metas con el FMI, hubo avances en la causa de los cuadernos, y Luis Caputo renunció al Banco Central.

 

Lo que se comenta por lo bajo en el edificio de Entre Ríos y Rivadavia es que la sesión informativa del jefe de gabinete y el debate por el Presupuesto subirán de tono, en lo que se interpreta como un virtual prelanzamiento de la campaña rumbo al año que viene.

El kirchnerismo analiza que el lanzamiento de los "moderados" es una declaración de guerra al poder de Cristina y anticipan que se mostrarán duros con Macri, para aparecer como la verdadera alternativa al actual modelo.

El peronismo "racional", por su parte, quiere aprovechar la presencia de Peña y el tratamiento del Presupuesto para mostrar los dientes y hacer énfasis en la herencia de endeudamiento que el macrismo le podría dejar al próximo gobierno, en el supuesto de que el peronismo vuelva al poder.

Por último, en el Congreso también se empezarán a cocinar las alianzas y los ninguneos que el nuevo sector peronista pueda llegar a tener. Si bien los cuatro referentes que lanzaron la iniciativa tienen peso propio, aún resta ver qué pasará con muchos gobernadores peronistas que no posaron para la foto. Otros dirigentes como Florencio Randazzo, por ejemplo, y el tucumano Juan Manzur tienen diálogo con el neo-peronismo pero se toman su tiempo para fijar postura.

 

La cita esta hecha. Próximo miércoles. Congreso. 11 de la mañana. Una sesión con muchas chicanas, y el adelanto de las luchas políticas que se vendrán el año próximo.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »