En nueve meses las subas en alimentos parten del 48% y alcanzan el 145%.

Por Florencia Golender
@flopa01

El símbolo de la mesa argentina, ese que puede acompañar cualquier comida del día, aumentó 92% en lo que va del año. El kilo de pan francés ronda hoy los $67 según datos oficiales y no es el precio que más se incrementó en nueve meses. Las remarcaciones de septiembre en la zona metropolitana que informó esta semana el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec promedian el 7,3% para los alimentos y terminan de confirmar la preocupación de los consumidores ante la feroz devaluación.

Era el número que todos los sectores de la economía minorista esperaban y se dio a conocer el último jueves. La inflación oficial de septiembre fue de 6,5% a nivel nacional y de 6,4% en el Gran Buenos Aires, la más alta desde 2002 y la segunda desde el inicio del gobierno de Mauricio Macri.

La comida estuvo entre los rubros más afectados a nivel interanual. Contra septiembre de 2017, la medición de alimentos que realiza el Indec en GBA sufrió un alza del 39,6%. La cifra se destaca junto a Vivienda y servicios (gas, luz, agua, entre otros) que alcanzó el 50,7% y Transporte que, a raíz de los aumentos de las tarifas, llegó al 57,1%.

La medición oficial, vale destacar, suele ubicarse por debajo de los privados. Al ente estadístico que encabeza Jorge Todesca el promedio de las góndolas le dio 7,3% pero para otros análisis como la Canasta Básica de Alimentos (CAB) del Índice Barrial de Precios (IBP) que observa 350 comercios del conurbano bonaerense, ese valor fue de 11,62%.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »