Comunicado de prensa Desde la Federación Económica de Mendoza (FEM) deseamos transmitir nuestra preocupación por la inoportuna aplicación de una resolución de vieja data como es la "Receta Agronómica" que sumará costos y burocracia a los productores.

Por resolución 769 del ISCAMEN  se exige la puesta en marcha de la "Receta Agronómica" para la compra de agroquímicos. Esto según la Ley Provincial de Agroquímicos 5665 y su decreto reglamentario 1469/93.


Dicha receta, tal como establece la disposición, debe ser prescripta por profesionales Ingenieros Agrónomos matriculados en el Consejo Profesional de Ingenieros y Geólogos de Mendoza con la matrícula al día. 


Estamos de acuerdo en todo aquello que haga al cumplimiento de normas calidad y somos conocedores de que el sector debe tender a la implementación de normas de calidad, las cuales incluyen este tipo de controles y metodologías. Sin embargo consideramos que la medida llega en un momento poco oportuno para la actividad que viene con serios problemas económicos y de rentabilidad. La aplicación de esta resolución traerá una nueva complicación y costos adicionales al productor primario que constantemente es afectado por políticas erróneas. Es importante destacar que estamos hablando de una disposición del año 1993 es decir de 25 años atrás. 


Por otro lado la resolución establece que la receta sea firmada por ingenieros agrónomos matriculados y en la actualidad pocos profesionales cumplen con esta condición. Esto exigirá la matriculación de los profesionales con el costo que esto significa para el profesional o las empresas.


Ademas hay que tener en cuenta que la mayor parte de los pequeños y medianos productores no cuentan con el asesoramiento particular de un profesional, por lo que esto le significará tener que recurrir a un ingeniero agrónomo que le emita la receta cada vez que necesite hacer un tratamiento, representándole un costo y un trámite burocrático, con lo cual nuevamente instrumentaremos una medida que en la práctica es de difícil cumplimiento, con lo que se termina buscando alguna metodología que sólo permita cumplir con la receta y que finalmente no logra el verdadero fin que es el control de las dosis y principios activos de los fitosanitarios.


Consideramos que en el actual contexto por el que atraviesa el país, todas las regulaciones y medidas deberían ser consensuadas con el sector productivo. El agro y las economías regionales, más que regulaciones, necesitan de incentivos y rentabilidad para poder mejorar sus producciones.  


Finalizamos diciendo que desde la FEM estamos siempre dispuestos a aportar ideas y a colaborar en todo lo concerniente al sector productivo de Mendoza en particular y a las economías regionales en general.


Fuente: Federación Económica de Mendoza
 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »