Se trata de un fallo histórico. El Arzobispado de Santiago tendrá que pagarle a los afectados por el ex cura Fernando Karadima. 

E l Arzobispado de Santiago fue condenado a indemnizar a las tres personas que denunciaron el encubrimiento de los abusos a los que los sometió el ex cura Fernando Karadima. Los beneficiarios manifestaron su "profunda alegría". La Corte de Apelaciones de la capital chilena revocó una sentencia de primera instancia y condenó al Arzobispado a que les pague 450 millones de pesos chilenos (unos 670.000 dólares) a James Hamilton, Juan Carlos Cruz y José Andrés Murillo.

El fallo inicial había sido favorable a los cardenales Francisco Errázuriz y Ricardo Ezzati, acusados de encubrir los abusos de Karadima. Tras conocer la medida, Cruz, una de las víctimas de Karadima, aseguró que se trata de un hecho "histórico". "La Iglesia pierde y se admite encubrimiento, negligencia y mentiras. Desde hoy, un mundo más seguro para los niños", expresó.

Poco después, junto a Murillo y Hamilton compartieron un comunicado en el que aseguraron: "Nos alegramos profundamente. Ha sido un camino muy largo, lleno de dificultades y con un alto costo personal y familiar. Pero ha valido la pena". Además, señalaron que "el Estado chileno se está poniendo al día a través de la Justicia para que, independiente del poder de una organización, todos deban responder por sus actos, especialmente si tienen a su cargo el cuidado de niños, adolescentes y personas vulnerables".

Por último, destacaron que "la Justicia chilena y el Vaticano están en la misma línea por acabar con la cultura del abuso y el encubrimiento, de la que los cardenales son fieles representantes".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »