Terminó la perforación vertical. El nene de dos años que cayó en un pozo en Totalán, Malaga, sigue a la espera del milagro. 

En "condiciones extremas" pero con la esperanza intacta, continúan las tareas para llegar hasta Julen, el nene de dos años que cayó a un pozo de 107 metros de profundidad en Totalán, Málaga. Anoche, el equipo de rescate logró finalizar la perforación vertical, al llegar a los 60 metros de profundidad.

 

El paso siguiente es el de reforzar el túnel, paralelo al que cayó el niño, para que los miembros de la brigada de salvamento minero pueden bajar por una cápsula diseñada para este rescate y encargarse de realizar la excavación de la galería de 1,20 metro de alto, que no será totalmente horizontal, con la que conectarán con el pozo en el que cayó el pibe.

"Las condiciones de trabajo son extremas, con la aparición de materiales de enorme dureza", expresó el ingeniero Ángel García Vidal, quien está a cargo del procedimiento. Por otra parte y pese a todas las dificultades, el delegado del Colegio de Ingenieros de Minerías, Juan López Escobar, afirmó que "siguen con la ilusión de sacar con vida a Julen".

"Esa esperanza los mueve" a quienes participan del operativo, dijo, y los definió como "de elite, los mejores del mundo".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »