El impactante hecho tuvo lugar en el Parque Nacional Kruger, en Sudáfrica. Los tres acompañantes del occiso fueron detenidos por caza indebida.

La violenta muerte ocurrió el sábado cuando un elefante aplastó a un hombre quien intentaba cazar furtivamente a un rinoceronte. 

Post mortem, una manada de leones se comió sus restos. El cadáver fue hayado por los guardas del Parque Nacional Kruger, la reserva de caza más grande de Sudáfrica.

 

.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »