El ministro de Justicia y Derechos Humanos se refirió al Centro Nacional de Asistencia a las Víctimas de Delitos, a un año de su puesta en funcionamiento.


El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, destacó la importancia del Centro Nacional de Asistencia a las Víctimas de Delitos (Cenavid), a un año de su puesta en funcionamiento, lo que permitió la asistencia directa de más de 21.000 víctimas de diferentes delitos.

Garavano remarcó que el sistema "no estaba pensado para generar un acompañamiento a las víctimas" algo que "fue modificado" y obliga al Estado a "dar lo mejor para reparar, resolver y hacer justicia".

El funcionario formuló sus declaraciones en el acto realizado en la sede de la cartera -Sarmiento al 300-, con la participación de familiares y representantes de ONG de todo el país.


Estuvieron también la secretaria de Justicia, Maria Fernanda Rodriguez; el jefe de Gabinete, Martín Casares; la subsecretaria de Acceso a la Justicia Florencia Schkolnik, la directora del Cenavid, Natalia Figueroa, y Luciana Carrasco, coordinadora del Observatorio de Víctimas de Delitos.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »