Un 7 de septiembre el equipo comandado por César Luis Menotti se consagraba rey, tras derrotar en la final a la Unión Soviética, por 3-1, en el estadio Nacional de Tokio.


Un entrenador revolucionario que venía de consagrarse campeón del mundo; un astro que exhibía una zurda prodigiosa ya a los 18 años; un equipo de buen pie que supo aprovechar un esquema clásico de 'pequeñas sociedades' y un pueblo futbolero levantándose a la madrugada para observar la TV conforman la inolvidable postal de lo que dejó el Mundial Japón 1979.

Hace 40 años, un viernes 7 de setiembre, el seleccionado argentino juvenil (hoy se lo identificaría como Sub 20) se consagraba rey, tras derrotar en la final a la Unión Soviética, por 3-1, en el estadio Nacional de Tokio.

Ese equipo era dirigido por César Luis Menotti, quien había conducido a la gloria al fútbol argentino, con la obtención, un año antes, de la Copa del Mundo, en la cancha de River Plate.


Ese equipo tenía al 'as de espadas' que a esa altura de su carrera significaba ostentar a Diego Armando Maradona. El eterno '10' ya había jugado 12 encuentros con el seleccionado mayor, con 3 goles, incluido uno magnífico al brasileño Leao en el partido por el primer aniversario de la obtención del Mundial 1978, que se jugó ante el combinado de Resto del Mundo (1-2) en el estadio Monumental, en junio del '79.

Ese equipo, además, contaba con valores de la jerarquía de Ramón Díaz (goleador absoluto de ese Mundial con 8 conquistas), Juan Alberto Barbas (volante de ida y vuelta por derecha que supo llegar rápido al seleccionado absoluto), Gabriel Calderón (puntero izquierdo con gol que debutó en Racing Club y estuvo en España '82) y Juan Simón (lujoso zaguero central que luego intervendría en Italia '90), entre otros.

Argentina 3-1 URSS, Japn 1979

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »