La marcha, convocada por la Unión y la Federación de Estudiantes Secundarios, partió de la Plaza Moreno, pasó por la Dirección General de Educación y Cultura bonaerense y terminó con un acto en la puerta del Ministerio de Infraestructura.


Alumnos secundarios marcharon en La Plata para recordar el secuestro y la desaparición de seis adolescentes que pedían el boleto estudiantil gratuito durante la última dictadura militar, y sobrevivientes y familiares de las víctimas reclamaron el inicio del juicio a 14 represores involucrados en el hecho.

"Sin educación no hay futuro", decían carteles azules exhibidos por los estudiantes al pasar por la cartera educativa, y otros reclamaban "Emergencia Alimentaria ya".

La situación edilicia de las escuelas -con filtraciones en techos o sin calefacción, lo que motivó la suspensión de clases durante varios días del invierno- y la necesidad de incrementar el cupo en los comedores escolares coparon la marcha.

Marta Ungaro, hermana de Horacio Ungaro, dijo a Télam que "veo a mi hermano en cada uno de los chicos que marcha hoy; eso me hace sentir acompañada y me hace redoblar la lucha contra la impunidad y pedir que empiece ya el juicio a los represores del Pozo de Banfield, que desde el 2012 está elevada a juicio".

"A mi hermano lo llevaron al centro clandestino de Arana y luego al Pozo de Banfield, donde acabaron con su vida en los primeros días de enero del 77; son 14 represores, ya ancianos viejos, pero que deben estar presos", remarcó Ungaro, que criticó la "falta voluntad política para conformar el Tribunal que debe juzgarlos".

La sobreviviente Emilce Moler dijo que "son 43 años y sin embargo, contrario a quienes quisieron sembrar olvidos, las plazas están con más gente; estamos con heridas y ausencias, pero estas marchas son reparatorias para darnos un abrazo".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »