Es parte de lo que busca el proyecto de ley presentado el 3 mayo por el diputado nacional por Mendoza, Luis Borsani. Es una reforma al régimen de impuestos internos de productos de las bebidas sin alcohol, que apunta a fomentar la edulcoración con jugos naturales.

Seguinos en http://twitter.com/MendozaNoticias http://facebook.com/mendozanoticiasweb

El proyecto, presentado este martes 3 por mesa de entradas de la Cámara de Diputados, tiene como principal objetivo sustituir el artículo 26° de la Ley 24.674 de Impuestos Internos y sus modificaciones (que se adjunta más abajo).  Lo que busca es incorporar componentes naturales y saludables a las bebidas sin alcohol que consumen los argentinos. También contribuir al desarrollo de las economías regionales de alto valor agregado, mano de obra intensiva y gran distribución territorial. Abarca zonas productoras de durazno, lima, limón, mandarina, manzana, naranja, pera, pomelo, uva y caña de azúcar.

“Hoy, casi la totalidad del mosto (jugo) concentrado de uva se exporta porque no tiene un mercado interno. Con esta ley lo que hacemos es abrir el mercado interno que ahora es casi inexistente. Con ello, evitaríamos también cíclicas épocas de sobrestock vínico. Es importante para la salud de los argentinos, ya que es muy beneficioso endulzar las bebidas con jugo de uva en vez de con jarabe de maíz de alta fructosa. Además, generaríamos unos 19.000 puestos de trabajo”, destacó el diputado Borsani.

Concretamente, se trata de una reforma al régimen de impuestos internos de productos que en su elaboración utilizan jugos o zumos naturales. Asimismo, la sanción de este importante proyecto implicaría la generación de valor agregado por aproximadamente 1000 millones de pesos y la creación de 19.000 puestos de trabajo en Mendoza, Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Formosa, Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, San Juan, Neuquén y Río Negro.

Como explica el legislador nacional, en la actualidad casi el total del jugo concentrado de pera, manzana y uva es exportado ya que, paradójicamente, estos productos no tienen espacio en el creciente mercado argentino de bebidas analcohólicas. Con nuestra propuesta, se generaría un mercado interno para los jugos concentrados.

Además, incorpora el ‘piso’ de edulcoración del 75% con azúcar de caña para acceder a una reducción de la alícuota del impuesto interno de 10 puntos porcentuales. Lo cual, representa una mejora en la utilización de azúcar de caña como edulcorante de las bebidas analcohólicas en Argentina.

“Artículo 26°: Las bebidas analcohólicas, gasificadas o no; las bebidas que tengan menos de 10º GL de alcohol en volumen, excluidos los vinos, las sidras y las cervezas; los jugos frutales y vegetales; los jarabes para refrescos, extractos y concentrados que por su preparación y presentación comercial se expendan para consumo doméstico o en locales públicos (bares, confiterías, etcétera), con o sin el agregado de agua, soda u otras bebidas; y los productos destinados a la preparación de bebidas analcohólicas no alcanzados específicamente por otros impuestos internos, sean de carácter natural o artificial, sólidos o líquidos; las aguas minerales, mineralizadas o saborizadas, gasificadas o no; están gravados por un impuesto interno del VEINTIOCHO POR CIENTO (28%)”.

Igual gravamen pagarán los jarabes, extractos y concentrados destinados a la preparación de bebidas sin alcohol.

La citada tasa se reducirá en un NOVENTA POR CIENTO (90%) para los siguientes productos:

a) Las bebidas analcohólicas, gasificadas o no y los jugos frutales y vegetales elaborados con un DIEZ POR CIENTO (10%) como mínimo de jugos o zumos de frutas -filtrados o no- o su equivalente en jugos concentrados, que se reducirá al CINCO POR CIENTO (5%) cuando se trate de limón, provenientes del mismo género botánico del sabor sobre cuya base se vende el producto a través de su rotulado o publicidad.

b) Las aguas minerales saborizadas, gasificadas o no, elaboradas con un DIEZ POR CIENTO (10%) como mínimo de jugos o zumos de frutas -filtrados o no- o su equivalente en jugos concentrados, que se reducirá al CINCO POR CIENTO (5%) cuando se trate de limón, provenientes del mismo género botánico del sabor sobre cuya base se vende el producto a través de su rotulado o publicidad.

Están exentos de este tributo los jarabes para refrescos y los productos destinados a la preparación de bebidas analcohólicas, gasificadas o no, elaboradas con un VEINTE POR CIENTO (20%) como mínimo de jugos o zumos de frutas, que se reducirá al DIEZ POR CIENTO (10%) cuando se trate de jugo o zumo de limón, sus equivalentes en jugos concentrados o adicionales en forma de polvo o cristales, incluso aquellos que por su preparación y presentación comercial se expendan para consumo doméstico o en locales públicos.

Excepciones

La tasa del VEINTIOCHO POR CIENTO (28%) se reducirá al DIECIOCHO POR  CIENTO  (18%)  para  las bebidas  analcohólicas,  gasificadas o no, edulcoradas entre un rango entre el CINCO POR CIENTO (5%) y el NUEVE POR CIENTO (9%), con jugos o zumos de frutas concentrados-filtrados o no y con un mínimo de SETENTA Y CINCO POR CIENTO (75%) CON AZÚCAR DE CAÑA, cuando provengan de distinto genero botánico del sabor cuya base se vende el producto a través de su rotulado o publicidad o que el mismo no pueda asociarse a un género botánico.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »