¿Existen riesgos? ¿Duele menos si se perfora el lóbulo apenas nace?Médicos pediatras opinan sobre el tema.

Casi desde el momento en que la ecografía confirma que el bebé en camino es una nena, llueven las ofertas a los futuros padres sobre quién le regalará los aritos. Una abuela o madrina suelen resultar favorecidas y tienen el honor de obsequiar a la pequeña por nacer su primer par de aros, generalmente de oro.Ahora, ¿existe un momento ideal para perforar los lóbulos a una niña?

En algunas culturas es costumbre esperar hasta que la niña sea mayor y decida por sí misma si quiere usar aros o no. Sin embargo, para muchas personas es tradición ponerle aritos a una bebé a los pocos días, o incluso horas, de nacida. A menudo se cree que es mejor evitar el dolor que puede significar perforarse los lóbulos en la adultez. Además, se da por sentado, por lo general, que la pequeña querrá usar aros desde corta edad, porque muchas mujeres lo consideran un símbolo de feminidad y belleza.

A esto se suma el hecho de que cuando la bebé es recién nacida el cartílago es lo más delgado y, por tanto, es más fácil de perforar. Sin embargo, en los Estados Unidos no es costumbre realizar la perforación del lóbulo en el hospital a las pocas horas de nacer, como sí sucede en muchos países de América Latina y en España.El doctor Fernando Lamas (MN 82404) es médico pediatra de la red Niños Sanos, Niños Felices y aclaró a Infobae que si bien "no hay un momento ideal para ponerle aritos a una bebé, sí hay consentimiento (no escrito sino de común acuerdo) para que cualquier invasión no médica que se le haga a un bebé sea cuando el bebé supere los 3 kilos de peso, al igual que sucede con el corte de pelo".

Desde la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés), en tanto, afirman que si la perforación del lóbulo se hace correctamente y posteriormente se realiza un seguimiento cuidadoso, hay pocos riesgos, más allá de cuándo se decida hacer. Sin embargo, recomiendan esperar hasta que una niña pueda cuidar por sí misma esta marca una vez realizada o, por lo menos, esperar hasta que la pequeña tenga ya su primera dosis de vacunas esenciales, algo que ocurre hacia los dos años.

"Como colocar un arito es un pinchazo en el lóbulo de la orejita, se considera que es innecesario hacerlo en bebés con menos de tres años", agregó Lamas, quien destacó que "el material idealmente recomendado suele ser oro, de por lo menos 14 kilates, porque otros materiales, incluso la plata, pueden causar infecciones o reacciones alérgicas".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »