Colectivera denunció discriminación por ser mujer

Una conductora de la línea 110 de la provincia de Corrientes aseguró padecer las "medidas arbitrarias adoptadas por la firma” como la prohibición de ir al baño, lo que atenta contra la dignidad de las personas. Además sostiene que por estar agremiada y realizar reclamos salariales fue castigada con cambios de recorridos.

Marina Miño, que trabajaba en la línea 110 de Transporte Miramar, en Corrientes, se presentó en la delegación provincial del Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y el Racismo (Inadi) y denunció ser víctima de discriminación por género e ideología.

Acompañada por integrantes de la organización social Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumala), dijo que padece las consecuencias de “medidas arbitrarias adoptadas por la firma”.

Trabajadores adheridos a la organización sindical Unión de Conductores de la República Argentina (UCRA) revelaron que padecen medidas arbitrarias, como el impedimento de acceso a sanitarios, lo cual atenta contra la dignidad de la persona y cambios arbitrarios en los recorridos, tras haber exigido recomposición salarial.

La denunciante, integrante de la comisión directiva de la UCRA, admitió que por estar agremiada y realizar reclamos salariales fue castigada con cambios en los recorridos de colectivo. Además, se le quitó el derecho de acceder a sanitarios, según denunció.

   

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »

Cargando Facebook

EL CLIMA EN MENDOZA

25.3°C

Mayormente soleado