La embajadora en el Reino Unido, Alicia Castro, homenajeó a Juan Manuel de Rosas en Southampton, ciudad inglesa donde se exiliara el caudillo, en el marco de la conmemoración del Día de la Soberanía Nacional. Reivindicó su visión federalista que impulsó la integración con los países latinoamericanos

“Los principios de soberanía política e independencia económica que Rosas sostuvo inclaudicablemente, son hoy compartidos por la mayoría de los argentinos”, señaló la representante, que viajó a la localidad con funcionarios de la sede diplomática.
“Su visión de federalismo y unidad fue indispensable para integrarnos con los países hermanos de América Latina”, agregó.
 
Alicia Castro además destacó las constantes intervenciones de Rosas en defensa de los derechos argentinos en las Islas Malvinas, tanto frente a la legislatura en Buenos Aires como en Londres a través de su embajador, Manuel Moreno, que reclamó el reconocimiento de la soberanía sobre el archipiélago luego de su ocupación ilegal en 1833.
 
Durante la visita, la diplomática dejó una ofrenda floral en el monolito del cementerio donde estuvo enterrado el Brigadier General desde 1877 hasta 1989, cuando sus restos fueron repatriados a Argentina.
 
Asimismo, recorrió la casa donde el ex gobernador bonaerense vivió 13 años y que aún conserva su fachada.
 
La vivienda, de tres pisos y donde actualmente funciona una firma de abogados, sobrevivió a los bombardeos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial que destrozaron gran parte de la ciudad ubicada a 130 kilómetros al sudoeste de Londres.
 
En el inicio de la recorrida, la embajadora fue recibida por el alcalde Ivan White, a quien le relató los hechos vinculados a la Batalla de la Vuelta de Obligado, ocurrida el 20 de noviembre de 1845.
 
La delegación argentina visitó también la Universidad de Southampton, reconocida en el Reino Unido por sus estudios marítimos y en ciencias de la computación, donde se avanzó sobre la posibilidad de realizar actividades conjuntas.
 
Además, la comitiva conoció el pub Red Lion, el segundo más antiguo de Inglaterra, fundado en 1148, y al que solía frecuentar Rosas durante el exilio.Por muchos años el local exhibió un cintillo federal que el prócer dejó en el lugar y que materializó parte de los 25 años que vivió en Southampton.
 
La embajadora destacó que la visita tuvo un carácter especial desde el punto de vista familiar, dado que la madre de su tatarabuelo, Mercedes López de Osornio de Cháves, era la tía y madrina de Rosas.
 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »