Macri-Lifschitz: buena onda

Intimidades rosadas y mucho más... El gobernador de Santa Fe se "amigó" con el presidente, y hasta lo cargó por la eliminación de Boca de la Copa Argentina a manos de Rosario Central.

Roberto
Di Sandro

rdisandro@cronica.com.ar

Esta página reiteró varios domingos una premisa casi estricta del Presidente: dialogar con todo el mundo. Ya sea públicamente, o, como calificamos los profesionales, “off the record”, es decir, reservadamente. Está ocurriendo siempre. Más los sábados y domingos. Nadie sabe quién va, quién está y muchas veces “en qué lugar se reúnen”.

Esta costumbre nos dice, por ejemplo, que ya está planificado el momento en que se entregarán los dos mil pesos del bono. Lo anunciarían en los próximos quince días. Pero no se trata sólo de “dos mil; se trata de un poco más, quizás tres mil o tres mil quinientos”. Todo fluye de las relaciones que este hombre de “Crónica” tiene con la voz que informa.

Ahora, por ejemplo, surge otro rumor que puede convertirse en realidad: “Reanudar las paritarias a la que el gobierno se niega en sus diferentes vertientes” se ha dicho. El diálogo, encarado por los empresarios, el gobierno, las dos CGT, las dos CTA y las innumerables redes sociales que día a día crecen, está convergiendo en un posible “aflojamiento” por parte del sector oficial para lograr la reanudación de salarios. En la provincia de Buenos Aires, la gobernadora dijo que no al bono, pero ya adelantó su deseo de reabrir las paritarias. Ayer en Olivos y hoy, también ese espacio se ha reunido con el Presidente. Falta algo: una conferencia de prensa con el número uno. Lo vienen pidiendo constantemente los cronistas acreditados y que van todos los días. Esperan respuesta.

Indignación y repudio.

Sin duda, hay momentos en la vida que causan broncas explosivas, iras incontenibles que sólo son controladas por la virtud de la persona. En este caso, lo que se vio en Plaza de Mayo el último viernes, provocado por un grupo de irresponsables y más aún “sinvergüenzas”, superó todo lo previsto dentro de la historia política argentina que siempre se estira. Un núcleo de irresponsables se burló de una jornada histórica que el pueblo argentino nunca olvidará: el 17 de octubre de 1945, Día de la Lealtad hacia un líder indiscutido como fue el general Juan Perón. Ese viernes un núcleo de personajes apareció metiendo los pies dentro de las fuentes de Plaza de Mayo parangonando aquel instante emblemático conmovedor de la multitud popular que en 1945 se agolpó en el histórico lugar para pedir la presencia de un hombre que les dio dignidad para siempre. Un laburante de aquel momento fue el primero en poner los pies en la fuente para aliviarse con agua: Juan Molina. Cansado, sudoroso pero indemne a todo eso, para ver a aquel hombre que le abría una esperanza de poder trabajar sin estar amarrado a ninguna esclavitud. Estos son los nombres que fueron repudiados.

Boudou, ex vicepresidente; Mariotto, ex vicegobernador; D’Elía, dirigente del gobierno anterior, y Esteche, representante de una agrupación, quienes agitando las piernas esperaban la iniciación de un acto. Habían sido echados del palco. El que escribe estuvo presente en aquella jornada y repudia enérgicamente a “estos tipos”. Enseguida manifestó su indignación Orlando Britos, dirigente del auténtico peronismo: “Siento vergüenza de los sinvergüenzas, que han querido mancillar aquel acto y a la persona de Juan Molina”. También saltó un verdadero ejemplo del peronismo: Nélida de Miguel: “No hay palabras para repudiar lo que hicieron. Nosotros no queremos enfrentamientos, pero “esos” no tienen perdón”. Y se sumó alguien que estuvo al lado de Perón desde el primer momento como Nélida, con sus 95 años, él también se enfureció por lo visto: Rodolfo Deker, primer presidente del Bloque Peronista en 1946. “Sólo los ignorantes pueden hacer eso”.

Reconciliación.

Parece que la tensión Macri- Lifschitz terminó. Primero, por un llamado a la Rosada para entrevistarse. Después, Macri se fue para Santa Fe y allí el gobernador lo recibió con un fuerte apretón de manos e incluso con chistes. Claro, la distensión se trasladó hacia el lado del fútbol. El gobernador es de Central y el Presi, masticando bronca. Las ocurrencias estuvieron a la orden del día. Don Mauricio se aguantó buscando sonreír a cada paso. Ahora el socialista dice que “hay mayor consideración hacia las provincias”. Muy bien. Ah, el gobernador le dejó un mensaje a Macri: “Ahora gánen les a las gallinas”. Humm.

Breves y sabrosas.

El bloque clásico de los domingos de este espacio. Son realidades y a veces surge lo insólito. Pero vale. I) “Hoy no lo tenemos a Perón, pero hay que volver al peronismo”, dijo el Momo Venegas en un acto del Partido Fe. El dirigente del campo “es la pata peronista dentro de Cambiemos y ante Macri dijo: “Somos la columna vertebral del peronismo y estamos dentro del frente de Macri. Ponemos el hombro para que el país salga” 3) Cormillot en “boca” de todos. En la Casa Rosada se toma mucha agua cuando llega el calor. Los chicos que llevan el líquido elemento están enloquecidos con el Plan de Salud del doctor Cormillot que ha surtido “un gran efecto”. Vamos, doctor todavía. 4) Embellecimiento: es el que se nota en el edificio del poder. Floreros gigantes, bien dispuestos; buena decoración y otros “floreros”. 5) Se llama Omar Tucci. Es un xeneize furioso. Volvió a la cocina del segundo piso a controlar tickets de almuerzos, comidas y demás. Es muy querido. Cumplió 25 años en el piso rosado. Continuará. Chau, hasta el domingo.

   

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »

Cargando Facebook

EL CLIMA EN MENDOZA

25.8°C

Nublado