"El doctor Pablito" fue aprehendido durante una ceremonia religiosa en la localidad bonaerense de Villa Trujuy, acusado de someter sexualmente a sus descendientes de 7 y 15 años. 

Un pai umbanda apodado "el doctor Pablito" fue detenido acusado de abusar sexualmente de sus dos hijas de 7 y 15 años, hechos cometidos en una vivienda de la localidad bonaerense de Villa Trujuy, partido de Moreno, informaron el sábado fuentes policiales y judiciales.

La detención estuvo, ocurrida anoche, a cargo de la Delegación de Investigaciones Federal de la (PFA) de Tres de Febrero, se produjo gracias al allanamiento de la vivienda 92 de la manzana 1 del barrio La Perla de Trujuy, al oeste bonaerense, donde se detuvo al hombre mientras celebraba una ceremonia religiosa junto a varios de sus fieles.

El acusado, identificado como Pablo David Sandoval -de 36 años- fue trasladado a la sede judicial a la espera de ser indagado por la fiscal de UFI 2 de Moreno, a cargo de la fiscal Carina Saucedo, que lo investiga en una causa por "abuso sexual de menores agravado por el vínculo con acceso carnal. Tenencia y venta de estupefaciente".

Según los investigadores, el pai conocido por su seguidores como "El doctor Pablito" usaba el lugar de vivienda como templo y al mismo tiempo, allí, comercializaba drogas a jóvenes en barrio.

La denuncia fue realizada por la madre de las menores luego que una de las niñas se quebrara en llanto y relató los abusos que Sandoval ejercía contra ella y su hermanastra.

Es así que la mujer, se acercó a la fiscalia para denunciar a su conviviente desde unos 11 años y padre de una de las menores abusadas, sostuvieron las fuentes.


El comisario Alfredo Ravone, de Tres de Febrero, luego de un trabajo de inteligencia y seguimiento logró acorralar a Sandoval y evitar una posible fuga y detenerlo para ponerlo a disposición de la justicia.

Fuentes judiciales indicaron que en las próximas horas Sandoval será indagado por personal de la fiscalía.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »