La defensora de derechos humanos falleció, a los 93 años, en su domicilio. En 1977, fue secuestrada junto a su hija, a quien torturaron frente a ella en el centro clandestino "El Atlético". Una vez liberada, comenzó su lucha para recuperar a la chica, quien continúa desaparecida. "Se fue apagando de a poco, ya no quería recibir alimentos", contó la referente Taty Almeida.

Fue declarada personalidad destacada de los derechos humanos.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »